Noticias ReLAC

Red de Seguimiento, Evaluación y Sistematización de América Latina y el Caribe

Hola colegas, estamos comenzando el foro.

Como lo acordamos, cada semana discutiremos alrededor de un tema, en estos primeros días discutiremos en torno a las siguientes preguntas:

„  ¿Cómo generamos los aprendizajes en nuestra práctica de sistematización?

„  ¿Cómo hacemos para compartir los aprendizajes?

„  ¿Cómo logramos que las lecciones aprendidas sean apropiadas por otros?

Esperamos su reflexión crítica y reflexiva al respecto.

 Saludos,

Piedad.

 

Pd. Para un mejor funcionamiento del foro, les pedimos revisen las siguientes recomendaciones.

1.     Debemos ser concretos, ir directo al tema y sin dar rodeos, los aportes deben ser cortos, no más de dos párrafos, excepcionalmente tres.

2.     No debemos ser reiterativos ni repetir ideas ya aportadas por otros compañeros. Si las vamos a comentar, se deben referenciar adecuadamente, mencionando su autor, comentándolas, complementándolas o controvirtiéndolas. Tampoco debemos hacer comentarios que desvíen la discusión a otros temas.

3.     No se recomienda adjuntar documentos a los mensajes, es mejor si damos la dirección electrónica o referencia del texto. Sin embargo, tengamos en cuenta que los enlaces a otros sitios web, se usan si es estrictamente necesario y exclusivamente como soporte a la argumentación, pero no como argumentación en sí misma.

4.     El propósito central de un foro es la construcción colectiva a partir del debate, por esto, es fundamental el respeto a los demás participantes, sus pensamientos, creencias y opiniones, ningún tipo de discriminación o enjuiciamiento es aceptable.

5.     Hagamos uso adecuado del lenguaje, no usemos abreviaciones, acrónimos o siglas coloquiales o desconocidas. En una misma palabra no se deben sustituir letras por otras diferentes o por signos o símbolos, tampoco alternar mayúsculas y minúsculas en una misma palabra porque esto dificulta la lectura.

6.     Recordemos aplicar las normas mínimas de ortografía, puntuación y redacción, esto hará que nuestros mensajes sean claros y adecuadamente entendidos.

7.     Respetemos los derechos de autor, si estamos citando a algún autor o publicación, recordemos citar las fuentes y referencias académicas.

8.     No se permite ningún contenido o enlaces de publicidad, contenido ilegal, pornográfico o considerado de mal gusto. Recordemos que los comentarios normalmente no son malintencionados sino ‘mal comunicados’ o ‘mal interpretados’. Ante la duda, siempre piensa bien en el interlocutor. Evitemos meternos en confrontaciones con un participante que se comporta fuera de las reglas del foro, si se presentase esta situación, simplemente notifiquemos al moderador y él se encargará.

 

Visitas: 61

Respuestas a esta discusión

Hola a tdos(as), gracias Piedad por animar este foro... Quiero compartir mi putno de vista sobre las preguntas de esta semana, y también mi peocupación... Desde mi humilda experiencia acompañando procesos de sistematización, mayormente experiencias de desarrollo rural, he descubierto que el verdadero aprendize se produce en la relación con otros, en el grupo, en la comunidad donde se comparte el trabajo, una práctica o una experiencia… Los aprendizajes que 'quedan' son los que se producen a través del diálogo entre la gente, sobre todo cuando ese diálogo se da en un contexto de confianza, de apaertura, de predispociión a aprender... Creo que hay aprendizaje cuando se intenta responder preguntas difíciles sobre la experiencia, muchas veces preguntas incómodas o molestas respecto a qué hicimos, cómo lo hicimos y por qué resultó como resultó…

Creo, y esta es mi preocupación, que se hace mucho por sistematizar experiencias y -de hecho- generamos muchos aprendizajes, pero, lamentablemente se hace mucho menos por compartir estos aprendizajes... Y cuando se comparten, lo hacemos de una manera poco efectiva... En mi trabajo como evaluador he visto muchas veces 'cometer los mismos errores' , a pesar de que supuestamente otros, en el mismo programa, habían 'aprendido' al respecto... Es como que los principales aprendizajes quedan en aquellos que vivieron la experiencia y participaro del proceso de sistematización, pero nos cuesta mucho lograr que nuestros aprendizajes sean también lecciones aprendidas para otros... He incursionado en la producción de documentales y materiales audiovisuales para compartir los resultados de la sistematización de algunas experiencias... Pero siento que muchas veces terminamos compartiendo la experiencia, no los aprendizajes que surgieron de ella...

No em siento condiciones de responder, con certeza, la tercer pregunta... Una experiencia que tuvo relativo éxito fue la realización de pasantías, en programas de crédito rural, entre grupos que estaban aprendiendo y grupos que habían desarrollado una experiencia 'exitosa'. Siento que fue, para todos, una gran experiencia, pero no sé hasta qué punto es la mejor forma para que quienes no vivieron la experiencia logren apropiarse de las lecciones aprendidas por quienes si la vivieron.

Bueno, ahi mis putnos de vista... Un fuerte abrazo, desde San Juan, Argentian
Saludos a todos desde Amersfoort. Estoy de acuerdo con lo que senhala Esteban. Muchas veces nos preocupamos por tener un documento listo, que pueda ser publicado, como si intentando "mostrar" el conocimiento adquirido. Pero el aprendizaje se da en el proceso de la sistematizacion, al momento en que intercambiamos ideas, cuando discutimos lo que hemos vivido, y cuando escuchamos el punto de vista de los demas. Creo por eso que el esfuerzo debe estar en un proceso de dialogo, con la participacion de la mayor cantidad de involucrados, y no tanto en la producion de un documento. De alli mi duda por eso de tener un facilitador externo que asegure que el documento se publique. Nos preocupamos por uno de los productos (el documento) pero no por el producto principal, que debe ser el aprendizaje.

Por supuesto, el producir un documento es importante cuando queremos compartir aprendizajes. Pero creo que este documento debe entonces (1) no ser una descripcion de una experiencia, y (2) mostrar el proceso vivido, incluyendo lo vivido durante la sistematizacion misma. En ILEIA hablamos un tiempo de la importancia de la "sistematizacion de la sistematizacion", como parte fundamental al pensar en compartir. Tiene sentido?

La tercera pregunta es dificil Como asegurar que las lecciones se incorporen, o que sean apropiadas por otros? Quizas esto es algo que no es oligatoriamente necesario. No hay "buenas practicas" que puedan ser aplicadas por todos lados. Cada experiencia es unica. Quizas lo unico que podemos buscar es inspiracion...
Hola compañeras y compañeros del foro, las experiencias de sistematización que he acompañado han sido diversas (con indígenas, religiosas, instituciones de gobierno, asociaciones civiles). En todas se ha provocado la reflexión colectiva sobre las prácticas organizativas a partir de preguntas descriptivas e interpretativas. Dicha reflexión crítica ha partido también del reconocimiento de que cada uno/a ha vivido la experiencia de manera diferente.

Con el objetivo de reconocer todas las miradas se reconstruye el proceso vivido a partir de la elaboración de una línea del tiempo, en la que se identifican actores, acciones, contextos, tensiones y decisiones. Ha sido muy significativo ver desde los ojos de otros/as la experiencia, el abrir el corazón también a permitido desentrañar nudos problemáticos, es decir dejar hablar a la experiencia y que está le hable. Siempre es mejor reconstruir la experiencia colectivamente que solos.

Los aprendizajes se van registrando a lo largo del proceso en el que se recupera la experiencia, sin embargo hay un momento en el que se reconocen los aprendizajes adquiridos y se plasman en un documento, en una canción, en una obra de títeres, que será compartida en un festival cultural, en una lectura colectiva por quiénes sistematizaron la experiencia. En otros momentos es posible escribir un libro o hacer una historieta que da cuenta de lo encontrado y lo aprendido.

Las lecciones aprendidas son apropiadas en la medida en que las personas que se involucran en el proceso de sistematización, se siente parte de la experiencia. Me parece complejo que otros que no vivieron la experiencia se apropien de las lecciones aprendidas, creo más bien que los aprendizajes adquiridos en un proceso determinado, pueden dar pistas a otras experiencias similares sobre situaciones generales (por ejemplo, cómo lograr que los borregos sobrevivan en zona donde no llueve), pero no sobre particularidades (relaciones con otros, identidad, autonomía), por que cada experiencia es única.
Hola Jorge, mi nombre es Rosa Elva Zúñiga, escribo desde Guadalajara, Jalisco, México, y te comparto que desde la propuesta de la educación popular es tan importante el proceso como el producto. El producto si relacionado con un documento, pero no sólo, es necesario abrir el horizonte y definir a quién queremos que le lleguen estas reflexiones sobre nuestra acción colectiva, a la vez es necesario reconocer que la sistematización no es realizada por un experto, sino por un colectivo, un grupo de personas interesada en reflexionar críticamente sobre sus prácticas y por ello mismo, se deberán buscar las estrategias necesarias para que dicha reflexión sea lo más participativa posible. Ahí la importancia del proceso, es decir la metodología que utilicemos durante el proceso de sistematización determinará los productos que queremos lograr: mayor cohesión del grupo, el fortalecimiento de su identidad, la definición de mejores estrategias de acción colectiva, la elaboración de un documental, de un libro, de un ensayo. Seguimos en la reflexión.

Jorge Chavez-Tafur dijo:
Saludos a todos desde Amersfoort. Estoy de acuerdo con lo que senhala Esteban. Muchas veces nos preocupamos por tener un documento listo, que pueda ser publicado, como si intentando "mostrar" el conocimiento adquirido. Pero el aprendizaje se da en el proceso de la sistematizacion, al momento en que intercambiamos ideas, cuando discutimos lo que hemos vivido, y cuando escuchamos el punto de vista de los demas. Creo por eso que el esfuerzo debe estar en un proceso de dialogo, con la participacion de la mayor cantidad de involucrados, y no tanto en la producion de un documento. De alli mi duda por eso de tener un facilitador externo que asegure que el documento se publique. Nos preocupamos por uno de los productos (el documento) pero no por el producto principal, que debe ser el aprendizaje.

Por supuesto, el producir un documento es importante cuando queremos compartir aprendizajes. Pero creo que este documento debe entonces (1) no ser una descripcion de una experiencia, y (2) mostrar el proceso vivido, incluyendo lo vivido durante la sistematizacion misma. En ILEIA hablamos un tiempo de la importancia de la "sistematizacion de la sistematizacion", como parte fundamental al pensar en compartir. Tiene sentido?

La tercera pregunta es dificil Como asegurar que las lecciones se incorporen, o que sean apropiadas por otros? Quizas esto es algo que no es oligatoriamente necesario. No hay "buenas practicas" que puedan ser aplicadas por todos lados. Cada experiencia es unica. Quizas lo unico que podemos buscar es inspiracion...
Muy buenas tardes. Un saludo muy especial desde Cali, Colombia, con mis agradecimientos a los Coordinadores, a Piedad por su moderación y a todas y todos los participantes por compartir saberes. Con los primeras cuatro aportes a la preguntas de esta semana ya empiezan a deslumbrarse nuestros nuevos aprendizajes.
Desde Esteban, Jorge y Rosa se ve bien claro que los saberes organizacionales y comunitarios se revelan desde diálogos motivados por preguntas relevantes y que el texto resumen, en cualquier formato, debe reflejar lo aprendido y no la descripción de la experiencia.
Sobre cómo garantizar la incorporación de los aprendizajes considero que es fundamental que las organizaciones cuenten con una estrategia explícita de aprendizaje organizacional con políticas, espacios, tiempos y presupuesto que garanticen que los diálogos se den y los aprendizajes se interioricen y se institucionalicen. El dialogo por si solo es un requisito esencial, pero se necesita un Sistema de Aprendizaje organizacional que capte, organice y difunda lo aprendido. Al menos, por hoy, pienso así.
Mil saludos
¡Qué interesantes todos los aportes! Lo malo, es que me están dejando sin tema... je je je. Había hecho unas notitas para poder decir algo sobre las preguntas, pero acabo de leer lo que ya han dicho y mucho ya está, trataré de no repetir demasiado, pero algo tendré que hacer, para que mi aporte tenga cierta coherencia.
Primero, mi experiencia es fundamentalmente apoyando procesos de sistematización de profesionales que trabajan en proyectos de promoción del desarrollo. ¿Cómo se generan los aprendizajes? En primer lugar, coincido en que los generan los/as mismos/as actores/as de las experiencias, mediante una reflexión analítica sobre lo sucedido. Esta reflexión está guiada por preguntas a la experiencia buscando principalmente descubrir cómo y por qué pasó lo que pasó. Para ello es indispensable contar previamente con una reconstrucción de lo sucedido (lo que de verdad pasó, incluyendo el contexto) que, como ya dijo Rosa Elvira, debe incorporar las visiones y versiones de las/os diveras/os actoras/es.
Un aprendizaje se da cuando se pasa de lo que ya se sabía para llegar a algo nuevo. Por lo tanto, es necesario explicitar los conocimientos que sustentaron la intervención y descubrir los conocimientos que explican los cambios entre lo previsto y lo que realmente sucedió.
Hay muchas condiciones para que esto suceda, la mayor parte, de tipo "subjetivo": confianza entre quienes están involucrados/as en el proceso, para poder mirar críticamente la experiencia; capacidad de revisar las propias certezas, "des-aprender", liberarse de los "prejuicios" o hipótesis de respuesta... etc. Y para esto, no conozco orientaciones metodológicas, ya que tiene que ver con características personales y estilos de relación.
En cuanto a la segunda y tercera preguntas, que están muy relacionadas, considero que las dificultades para compartir y que otras personas se apropien de los aprendizajes es una ENORME limitación de la sistematización (es más, en los últimos tiempos, es un tema que me quita el sueño). No tengo respuestas probadas, pero estoy de acuerdo con quienes ya han escrito que una de las causas ha sido poner demasiado énfasis en el producto de la sistematización (que muchas veces, además, da cuenta de la experiencia y no tanto de lo que se aprendió viviéndola y sistematizándola). Considero que habría que dedicar mayores esfuerzos, no sólo a la difusión de los productos sino a su discusión. Igualmente, creo que desde el inicio, habría que identificar a los grupos, instituciones o personas que esperamos que se apropien de los nuevos conocimientos (estoy de acuerdo en que las experiencias no son replicables, pero otras personas sí pueden y deberían aprovechar lo ya aprendido, para inspirarse y para no repetir errores). Ello permitiría orientar los productos de la sistematización y los espacios de discusión de los mismos hacia esos destinatarios específicos.
Saludos cordiales, esperando continuar con este interesante intercambio,
Mariluz Morgan
P.D. Perdón... me excedí totalmente en el espacio.
Buenos días. Mi reflexión en el foro, la hago desde mi experiencia como evaluadora en un área cargada de enfoques cuantitativos y epidemiológicos, en los que he encontrado grandes vacíos metodológicos e ideológicos para lograr superar los marcos rigurosos y a veces rígidos de la evaluación objetiva y necesariamente soportada en “evidencia”. Y es así como mis búsquedas me han llevado a la sistematización como una opción para superar esto vacios. De allí que lo que aquí expongo lo hago como aprendiz, pues mi experiencia en este tópico apenas comienza y como aprendiz, son más mis preguntas que mis respuestas.
En términos generales, la evaluación se lleva a cabo con dos propósitos principales, primero, para aprender de la experiencia, extrayendo lecciones que puedan aplicarse con el fin de mejorar procesos de diseño e implantación de políticas -planes- programas-proyectos-, y segundo, se evalúa para dar respuesta a los procesos de rendición de cuentas. La sistematización aplica para ambos propósitos, sin embargo, cobra mayor sentido y significado como parte de procesos de aprendizajes organizacionales, sociales y comunitarios.
Al leer atentamente los aportes realizados, encuentro que aunque los aportes de todos nos llevan a exaltar y resaltar al diálogo como condición sine qua non para la construcción colectiva, debo insistir, y pido disculpas por ello, ¿CÓMO trascendemos este espacio y momento específico de construcción colectiva hacia procesos reales de aprendizaje? Queda claro en el abordaje metodológico de la sistematización, la clara intencionalidad de generación de conocimiento UTIL, pero ¿será que un vacío que tenemos es que no definimos previa y claramente esta intencionalidad?, conocimiento útil…para quién? Para qué?
Pienso que si al emprender el proceso de sistematización estas preguntas quedan resueltas, será posible acercarnos a los interrogantes del foro en cuanto al compartir y apropiar las lecciones aprendidas. Y es allí donde quisiera hacer énfasis en lo que plantea Víctor en cuanto a que “es fundamental que las organizaciones cuenten con una estrategia explícita de aprendizaje organizacional (…) el dialogo por si solo es un requisito esencial, pero se necesita un Sistema de Aprendizaje organizacional que capte, organice y difunda lo aprendido”.
Cómo ven, más que aportes, comparto aquí mis inquietudes y múltiples preguntas.
Saludos!
Hola Piedad, desde mi corta experiencia en procesos de evaluación y sistematización, te comparto que los he vivido como herramientas metodológicas generadores de conocimientos y de aprendizajes, cada cual con su especificidad. En la evaluación he reconocido lo alcanzando respecto a lo planeado, es decir el énfasis lo he puesto en la identificación de los resultados. A la vez, la concepción - definición y puesta en práctica de la evaluación (de resultados, de proyectos, de procesos) se ha ampliado sobre todo cuando no sólo se quieren evaluar aspectos cuantitativos, sino también los cualitativos. En los casos en que he evaluado procesos he optado por hacer investigación del impacto para identificar los cambios significativos y duraderos en la vida de la gente y su contexto.

Respecto a la Sistematización, la concibo como la recuperación ordenada, el análisis y la interpretación crítica de la práctica de un actor socio político en un determinado contexto, con el fin de aprender de su propia experiencia, generar conocimientos y compartirlos con otros. Sistematizar las experiencias sociales sirve también para fortalecer la identidad de los colectivos (organizaciones, comunidades e instituciones).

En cuanto a la inquietud que planteas, respecto a la generación real de aprendizajes y la necesidad de tener clara esta intencionalidad al iniciar un proyecto - proceso, te comparto que desde la educación popular creemos que todo proceso que se lleva a cabo genera conocimientos, la cuestión está en definir a quién beneficiará dicho conocimiento, eso implica tener claridad política respecto a nuestras prácticas sociopolíticas desde que iniciamos un proyecto - proceso. A la vez dicha claridad política nos obliga a optar por una propuesta metodológico, el CÓMO llevar a cabo el proceso de sistematización y evaluación, de tal manera que los conocimientos, aprendizajes y reflexiones sean aprehendidas por los propios sujetos que sistematizan o evalúan.

Respecto a la claridad previa de un actor sociopolítico para generar conocimiento y plasmarlo en un documento o definirlo como parte del acuerdo de un grupo, resulta complejo, sobre todo porque muchas organizaciones y actores sociopolìticos no tienen en su imaginario la necesidad de sistematizar la experiencia que se emprendió, por ello es muy importante formar metodológicamente a todo aquel grupo organizado que tenga una práctica sociopolítica, para que tenga las herramientas necesarias para reflexionar críticamente sobre su propia práctica.

Dicha formación metodológica plantea la definición de aspectos a recuperar en un proceso de intervención (cuando éste se define previamente), pero que también se define cuando la experiencia ya pasó, porque la sistematización se centra en la resignificación - relectura del proceso vivido, desde las miradas de cada uno y cada una de las personas, organizaciones, contextos, tensiones vividas, no para quedarse en contar la historia, sino para reconocer las diferentes miradas, vivencias, percepciones. Para ello es necesario un método, el diálogo se canaliza a través de preguntas generadoras que van desde la definición del qué se quiere sistematizar, para qué, qué aspectos se revisarán, implicará la reconstrucción del proceso, dejar hablar a la experiencia, contar la historia, las subidas, las bajadas, los estancamientos, las decisiones, posteriormente se tendrá que hacer una lectura crítica con preguntas interpretativas para mirar más allá de lo que vemos a simple vista, implicará hacer un zoom a la experiencia, centrando la mirada en aquellos aspectos que nos interesa profundizar. No se trata sólo de construir conocimientos por el conocimiento mismo, sino más bien, reflexionar sobre nuestras prácticas sociopolíticas para mirarnos de otra manera, para resolver conflictos, para redefinir estrategias, para reencontrarnos como colectivos, para fortalecer nuestra identidad.

Si el colectivo que sistematiza se reconoce como tal, ya tenemos aprendizajes significativos que no sólo transforman la práctica de una organización, sino también nos transforman a nosotros mismos y a cada una de las personas involucradas.

Perdón por la extensión, me emocioné.

Piedad Roldan dijo:
Buenos días. Mi reflexión en el foro, la hago desde mi experiencia como evaluadora en un área cargada de enfoques cuantitativos y epidemiológicos, en los que he encontrado grandes vacíos metodológicos e ideológicos para lograr superar los marcos rigurosos y a veces rígidos de la evaluación objetiva y necesariamente soportada en “evidencia”. Y es así como mis búsquedas me han llevado a la sistematización como una opción para superar esto vacios. De allí que lo que aquí expongo lo hago como aprendiz, pues mi experiencia en este tópico apenas comienza y como aprendiz, son más mis preguntas que mis respuestas.
En términos generales, la evaluación se lleva a cabo con dos propósitos principales, primero, para aprender de la experiencia, extrayendo lecciones que puedan aplicarse con el fin de mejorar procesos de diseño e implantación de políticas -planes- programas-proyectos-, y segundo, se evalúa para dar respuesta a los procesos de rendición de cuentas. La sistematización aplica para ambos propósitos, sin embargo, cobra mayor sentido y significado como parte de procesos de aprendizajes organizacionales, sociales y comunitarios. Al leer atentamente los aportes realizados, encuentro que aunque los aportes de todos nos llevan a exaltar y resaltar al diálogo como condición sine qua non para la construcción colectiva, debo insistir, y pido disculpas por ello, ¿CÓMO trascendemos este espacio y momento específico de construcción colectiva hacia procesos reales de aprendizaje? Queda claro en el abordaje metodológico de la sistematización, la clara intencionalidad de generación de conocimiento UTIL, pero ¿será que un vacío que tenemos es que no definimos previa y claramente esta intencionalidad?, conocimiento útil…para quién? Para qué? Pienso que si al emprender el proceso de sistematización estas preguntas quedan resueltas, será posible acercarnos a los interrogantes del foro en cuanto al compartir y apropiar las lecciones aprendidas. Y es allí donde quisiera hacer énfasis en lo que plantea Víctor en cuanto a que “es fundamental que las organizaciones cuenten con una estrategia explícita de aprendizaje organizacional (…) el dialogo por si solo es un requisito esencial, pero se necesita un Sistema de Aprendizaje organizacional que capte, organice y difunda lo aprendido”.
Cómo ven, más que aportes, comparto aquí mis inquietudes y múltiples preguntas.
Saludos!
Estoy de acuerdo *que sin lo conversacional no es posible reflexionar y aprender de una práctica, experiencia o vivencia (las diferencio en mi trabajo); *que tanto el reconocimiento de lecciones como su aprendizaje y difusión (diseminación) necesitan de la intencionalidad clara y de la actuación congruente con ésta; y *que el interés en sistematizar para compartir la experiencia, es mayor que el de compartir aprendizajes sobre qué hicimos, cómo lo hicimos y por qué resultó como resultó…

Generar aprendizajes en nuestra práctica de sistematización, tendría que ver con la búsqueda intencionada de tendencias en procesos y producciones de lectura y escritura reflexiva de lo que hacemos para reconocer lecciones, aprender y enseñar. Al respecto tiene sentido la "sistematización de la sistematización" que menciona Chávez-Tafur

Todo medio, evento u oportunidad, es válido como afirma Zúñiga para dar cuenta de lo encontrado y lo aprendido, habría sí que explorar o indagar previamente, el interés o necesidad de aprendizaje por parte de lectores, participantes o actores, para compartir desde lo que es significativo para los demás. Creo que al contrario de lo que dice Chávez-Tafur, sí hay "buenas practicas" que pueden -y deberían- ser leídas y adaptadas a iguales o similares necesidades, otras expectativas, menos o más posibilidades,… para como dice Morgan, evitar la repetición de errores.

Aún si logramos de manera efectiva compartir aprendizajes, a mi juicio, no es posible garantizar el aprendizaje de otros, pues intervienen muchas variables en ello. Está en “los otros” la consideración de lo interesante o lo pertinente de una experiencia para retomarla en sus esencias o en sus rutas, para aclarar dudas o preguntas, para llevarla a la práctica, para adaptarla, criticarla,...

Morgan introduce dos ideas con asuntos de interés para la discusión en este espacio; la evaluación y la subjetividad en el marco de procesos de sistematización. Además encuentro en lo que dice una pregunta por ¿cómo discutir lo que se difunde? que sería igualmente bien interesante luego de que se encuentren alternativas a la generación y la difusión de los aprendizajes en nuestra práctica de sistematización.

Roldán afirma que la sistematización aplica para los propósitos de evaluación y ahí tengo una pregunta: son equivalentes los intereses ¿de sistematizar y de evaluar? Lo digo porque he considerado diferente constatar el logro de metas u objetivos, que reflexionar lo hecho para escriturarlo y compartirlo con otros. En mi caso, los productos del proceso de reflexión lecto-escritural son insumo para los intereses evaluativos.

Haría primero la pregunta ¿esta clara la intención de construir conocimiento? y luego las preguntas que plantea Roldán sobre si es útil o no, para qué o para quién.

Intenté hacer mucho caso a las pertinentes recomendaciones de participación, pero finalmente me pasé. Discúlpenme por favor. Luces
Saludos nuevamente desde Amersfoort. Resulta muy interesante leer todos sus comentarios. Leyendolos me vienen a la cabeza algunas dudas o preguntas (mis disculpas a la moderadora!).
No es todo aprendizaje resultado de nuestra relacion con otros? Aqui en Holanda se habla mucho de "social learning", pero me cuesta imaginar aprendizaje que no se de en funcion a lo que hacen, dicen o piensan otros, y al intercambio de ideas o acciones. De alli la importancia de fomentar el dialogo y del intercambio en la sistematizacion. La estrategia que se debe montar debe apuntar a facilitar estos intercambios.
Pero en este sentido, el aprendizaje no se da solamente al recuperar una experiencia, o al iniciar un proceso de sistematizacion, sino que se da tambien el momento de la experiencia misma. La reflexion y el analisis se da en el dia a dia, en funcion al intercambio de ideas y en funcion a la propia practica - aun si inconscientemente. Iniciar un proceso de sistematizacion solo busca ampliar esto, profundizarlo, y luego poder compartir lo aprendido.
Un aspecto basico de la sistematizacion es el compartir los resultados. Ahora bien, esto no es solo una diseminacion. No estamos hablando nuevamente de dialogo e intercambios? (aun si con un publico mayor, o externo)
Por ultimo, estoy de acuerdo con la idea de la necesidad de una estrategia explicita para lograr mejores resultados. Esto, sin embargo, no es algo que se pueda imponer - ni siquera dentro de una sola organizacion. No es mejor hablar de condiciones que permitan un mayor aprendizaje? Asi podemos pensar en confianza, y en una actitud critica, pero tambien en tiempo y recursos. Esto puede ser mas importante que el metodo o la metodologia.
Mis saludos por ahora (y mis dicuslpas por este aporte "medio misio").
Estimados y estimadas:

Siento que van saliendo tantas cosas interesantes de la discusión que capaz sería necesario plantear algunos temas, para no dispersarnos demasiado (sugerencia a las moderadoras).

Por ahora, y simplemente reaccionando un poco apresuradamente (espero que me disculpen, estoy con mucho trabajo), lanzo algunas reflexiones:

1. Creo que es importante diferenciar claramente sistematización y evaluación, aún teniendo claro que son actividades cercanas, complementarias, y que comparten el sentido de servir para retroalimentar la intervención. Pero la evaluación tiene una obligación clara: verificar el grado o medida en que los objetivos se lograron (o se están logrando). La sistematización no tiene esa "obligación", aunque sí sirve a la reflexión crítica saber si los objetivos se han logrado. La sistematización busca entender el proceso: cómo y por qué se desarrolló de esa manera.
Consecuentemente, la evaluación debe, necesariamente, enfocarse en el proyecto y los objetivos que éste buscaba alcanzar; la sistematización, en cambio, puede salirse de la "camisa de fuerza" del proyecto y enfocarse en otros procesos, por considerar que son fuente importante de conocimientos, independientemente de su importancia para el proyecto en sí.

2. Coincido plenamente con Rosa Elvia cuando dice que todo proceso de intervención con un sentido transformador genera conocimientos en sus actoras/es. Sin embargo, muchas veces esos conocimientos no son conscientes para ellas/os: las personas no identifican con claridad los conocimientos que explican su práctica. Entonces, a mi entender, lo que aporta la sistematización son orientaciones metodológicas para que las/os actores de una experiencia puedan extraer de sí mismas/os aquello que descubrieron/aprendieron en su práctica; convertir la "experiencia" (entendida como aprendizaje en la acción) en "conocimientos" conscientes y, en consecuencia, útiles para orientar nuevas acciones, comunicables, acumulables.

3. Sigue abierta la gran duda sobre cómo hacer para que esos conocimientos sean útiles para otras personas... creo que quienes ya han opinado han dado varias ideas; ahora no tengo tiempo, pero si alguien puede organizarlas, podríamos abrir ese como un sub-tema interesante. Sigo pensando que es uno de los grandes retos que no hemos resuelto aún, en la práctica de la sistematización.

Hasta ahí llego por hoy. Saludos a todas y todos y gracias por tan interesante debate.
Es mucha la riqueza y densidad de los aportes. Presento los míos, a partir de la reflexion sobre los del grupo:
Sobre la pregunta ¿cómo GENERAMOS aprendizajes? Propongo un giro, para pensar en cómo ayudamos o participamos en construir, de modo que la connotación sea menos espontánea y más intencionada! (creo en el poder de lenguaje, la palabra y la escritura, que ayudan a construir e instituir nuevas significaciones que espero, aspiro, sean más plurales, diversas, democráticas).

Coincido en que es necesario construir colectivamente la predisposición e intencionalidad de aprender, en el proceso de sistematización. Que la experiencia de aprendizaje es individual y que en las experiencias colectivas la socialización del aprendizaje pasa por construir, negociar, precisar condiciones explícitas, momentos de reflexión que permitan ir más allá del presente, la cotidianidad; para distanciarnos REFLEXIVA Y CRÍTICAMENTE de la experiencia, para hacer el “zoom”, para decantar los sentimientos, las intuiciones, las coyunturas, los “logros”. Comparto la necesidad de hacer explícitos los aprendizajes a partir de la experiencia y la sistematización. Me gusta la trilogía planteada en el foro, pensando en el significado de la sistematización: Construir, compartir, apropiar. No creo en el concepto de aplicación si en el de recontextualización.

En la discusión parecieran visualizarse dilemas y tensiones (bipolares o excluyentes) entre los conceptos de proceso y producto; un ejemplo, para el caso de la escritura. Creo que la escritura es producto, también un proceso, y un aprendizaje diverso a construir en la sistematización, en tanto la necesidad de dejar huellas que permitan distanciarse, volver crítica, reflexiva y propositivamente sobre lo vivido (obvio, la escritura es un tipo de huella; no la única). Creo en el poder de la escritura (tan valiosa es la escritura, que si no tenemos escritura, no tenemos casa”); en el poder formativo de ir escribiendo y materializando las huellas de la experiencia, para entender, vivir y asumir (aprender y emprender) el cuidado con la documentación de lo vivido, más allá de lo vivido.

La escritura también es y debe ser un aprendizaje de las y los participantes: apalabrar, fijar, sedimentar su voz, para poder tomar distancia, criticar y trascender. La escritura no es solo potestad de quienes acompañan; de allí la importancia de aprender a manejar y circular el manejo de diferentes alternativas para construir huellas de la experiencia; volverlo hábito; no rutina. La escritura es una ganancia no despreciable de la humanidad, que en la sistematización asumimos como MEDIACIÓN. Propongo entonces pensar dialéctica, hoslísticamente, tránsitos y flujos de procesos a productos, que nos permitan garantizar y velar por no limitarnos a vivir, solo vivir, ejecutar contratos; mantener horizontes de reflexión, sistematización; sistematización de las sistematizaciones (vigilancia epistemológica) como proyecto ético político, más allá de las estrechantes condiciones económicas, contractuales, desprofesionalizadoras; negociar, posicionar condiciones para avanzar en el reconocimiento e institución de este tipo de prácticas políticas formativas y prospectivas. A la propuesta de configurar e intencionar estrategias de aprendizaje, nos aportan la pedagogía critica y la pedagogía social.

Finalmente: Propongo no darle capacidad de acción a los sustantivos (como la sistematizacion y la evaluación), para sí asumirnos en la acción, quienes participamos de las experiencias. Me cuestiona si ¿podemos hablar de aprendizajes falsos vs aprendizajes verdaderos?
Cariños a todos y todas!

RSS

© 2014   Creado por ReLAC.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio